0

Castillo de Peñafiel (Valladolid)

Publicado por el .

 Peñafiel es un municipio vallisoletano perteneciente a la comarca de Campo de Peñafiel que dista unos 56 kilómetros de la ciudad de Valladolid. Su origen se remonta a épocas prehistóricas y en la cercana aldea de Padilla de Duero se pueden contemplar los restos de un poblado vacceo en el yacimiento arqueológico de Pintia. La zona estuvo ocupada por las tropas de Almanzor hasta que el conde Sancho García la reconquistó definitivamente en el año 1013 –cuando el sitio aún recibía el nombre de Peña Falcón— y empezó a construir una fortificación, probablemente sobre los restos de otra de origen árabe.

Castillo de Peñafiel

 La villa de Peñafiel (Peña Falcón) empezó a adquirir cierta importancia en tiempos de la Reconquista, cuando un núcleo urbano estable se asentó a los pies del cerro donde estaba situada la antigua fortaleza, encuadrándose en el Condado de Monzón. Ya en pleno siglo X se convertiría en una plaza fuerte muy importante frente al avance del Islam, pasando a finales del citado siglo a depender del Condado de Castilla.

 En tiempos del conde Sancho García el castillo y la villa de Peñafiel (Penna Fidele) fueron un importante enclave fronterizo cristiano, contando sus gentes con un fuero propio. Más tarde, los caballeros de la villa llegaron a contar con la protección especial del rey Alfonso X el Sabio.

 En el año 1282, el príncipe Sancho (el que sería rey bajo el nombre de Sancho IV el Bravo) otorgó la villa de Peñafiel al infante Don Manuel de Castilla (hermano del rey Alfonso X). Muerto Don Manuel, heredó sus posesiones su hijo, el infante Don Juan Manuel (autor de “El Conde Lucanor”), quien empezaría a amurallar la villa hacia el año 1307.

 El 20 de mayo de 1421 nació en el castillo Don Carlos de Trastámara (Príncipe de Viana); su padre, el infante Don Juan de Aragón, mantuvo su hostilidad contra Juan II de Castilla y provocó que dicho rey mandase derribar la fortaleza.

 A partir del siglo XV –bajo el reinado de Enrique IV el ImpotenteDon Pedro Girón (Maestre de la Orden de Calatrava y Conde de Urueña) se hizo con el señorío de Peñafiel, título que la familia Girón ostentaría hasta el siglo XIX. Don Pedro obtuvo el permiso del rey para reconstruir la fortaleza, colocando los blasones de la familia en la Torre del Homenaje.

 Los herederos de Don Pedro Girón disfrutaron de los títulos de marqueses de Peñafiel y duques de Osuna, título este que fue instituido por el rey Felipe II. En la actualidad, el castillo es propiedad de la Diputación Provincial de Valladolid y alberga en su interior al Museo Provincial del Vino.


0 comentarios

Escribe un comentario