0

Pesquera de Duero, en la comarca de Campos de Peñafiel

Publicado por el .

Esta bonita localidad ubicada a menos de 45 kilómetros de Valladolid, es la excusa ideal para escaparse unos días y disfrutar de la belleza del interior de la provincia.

Las tierras que rodean a Pesquera de Duero han constituido un asentamiento humano desde tiempos remotos. En el lugar conocido como Las Pinzas se han hallado restos de muros prehistóricos, con puntas de sílex neolíticas, cuencos, jarros y vasos ovoides del Bronce tardío y del Hierro.

En el camino medieval de Los Aragoneses se encontró un miliario, por lo que este camino pudo ser una antigua calzada romana. En el pago de La Dehesilla ha aparecido cerámica celtibérica, hachas pulimentadas y un plato del Bronce.

En el camino del Cañal se han encontrado urnas cinerarias, un cuenco de cerámica y un vaso del Bronce final. En el término de Calarraceña han aparecido cerámicas pintadas, vasos ovoides y copas de pie alto, en lo que parece haber sido una necrópolis.

Su Iglesia Parroquial de San Juan Bautista fue construida entre el último cuarto del siglo XVI y la primera mitad del siglo XVII, estando al frente de la obra, en alguno de sus momentos, el importante arquitecto Juan de Nates. Entre las obras de arte que guarda el templo destaca el retablo mayor, barroco del XVII.

Se trata en esencia de un retablo de pintura, con nueve composiciones cuya calidad no se corresponde con la talla arquitectónica que las enmarca, pero sí que lo hace la monumental imagen esculpida de San Juan Bautista que preside el retablo, obra que se traslada de Valladolid a Pesquera el año 1673 y que pudo ser realizada por Francisco Díez de Tudanca o por Juan de Ávila. Junto al retablo mayor destaca en la parroquia de Pesquera la espléndida Cruz gótica de forma flordelisada de Pedro de Ribadeo, realizada en las primeras décadas del siglo XVI.

También se encuentra la Ermita de Nuestra Señora de Rubialejos, un edificio barroco de piedra y mampostería de una sola nave decorada con yeserías. En su retablo mayor, barroco del XVIII, destacan cuatro grandes columnas salomónicas profusamente decoradas, que dan marco a la bella imagen de la Virgen de Rubialejos, del siglo XVI.

Otras ermitas de Pesquera son las de San Pedro y la del Santo Cristo del Humilladero, con un relieve colocado en la fachada del Descendimiento que se fecha de 1629.

Por otra parte, varias casas del pueblo cuentan con escudos nobiliarios, localizables en la calle de las Eras, la calle de la Sacristía y la calle del Cazo. Así mismo sobresale su acogedora Plaza Mayor porticada.

Foto Vía: cyl.nortecastilla.es


Escribe un comentario