0

Langayo, el mirador natural del arroyo de San Mamés

Publicado por el .

A menos de 50 kilómetros de Valladolid encontramos interesantes pueblos para disfrutar del paisaje, pero también construcciones antiguas que deslumbran por su belleza.

Entre los valles que forman los arroyos San Mamés y Oreja encontramos un caserío de piedra apiñado alrededor de la iglesia de San Pedro Apostol. Es el poblado de Langayo que se encuentra a poco más de 60 kilómetros de Valladolid.

En el pueblo llaman la atención la iglesia principal dedicada a San Pedro Apóstol que tiene la misma edad que la mayoría de las construcciones del pueblo, que datan de los siglos XIII y XV.

La iglesia tiene una bonita torre con portal de arco de escarzano y en su interior una imagen de la Virgen con el Niño. Luego de un paseo por la Ermita del Humilladero que cuida en su interior una interesante imagen de Cristo.

Pero el sitio más atractivo son las ruinas del Monasterio de la Oreja, a las que sólo se puede llegar atravesando un camino rural que recorre cerca de 4 kilómetros desde Langayo. Las piedras que se mantienen en pie permiten imaginar cómo era la estructura y el ábside en su parte principal.

Si le gusta la fotografía, Langayo es uno de sus sitios ideales. La ubicación geográfica lo compone como un mirador natural y para finalizar la visita, disfrute del merendero junto a las piscinas municipales.

Las mejores fechas para disfrutar este pueblo son los días de fiesta, como el 29 de junio dedicado a San Pedro Apóstol con juegos y verbenas. También durante el primer fin de semana de septiembre se realiza la fiesta de la Exaltación de la Cruz con suelta de vaquillas.

Foto Vía: nortecastilla.es


Escribe un comentario