0

La Seca, un pueblo para saborear

Publicado por el .

Si nos gusta disfrutar de la buena comida, los paisajes y la belleza del interior de Valladolid, no hace falta alejarse demasiado de la capital.

A poco más de 30 kilómetros de Valladolid se ubica La Seca que cuenta con más de 1000 habitantes y pertenece a la bonita por lo que los cultivos de vid están a la orden del día para los entusiastas del senderismo.

Los restaurantes también son de cita obligada, en especial para saborear la repostería como las rosquillas o los mantecados.

De los monumentos religiosos el más importante es la Iglesia de Santa María La Seca, con esbeltos muros de ladrillo y mampostería. De las esculturas de esta iglesia se destaca el coro bajo ornamentado en estilo barroco con finos relieves en la parte superior que narran la historia de la vida de la Virgen y se atribuyen a Manuel García.

También se destaca el alto relieve que representa a San Jerónimo penitente, el taller de Esteban Jordán, un retablo con escenas de la vida de San Juna y tres tablas de colores y dibujos de gran calidad representando a los santos Mateo y Marcos con la Visitación de la Virgen que se atribuyen al Maestro Portillo, lo mismo que una Virgen con el Niño.

Durante el paseo por las zonas cercanas a La Seca descubriremos las ruinas de la antigua iglesia dedicada a San Francisco y construida durante el siglo XVII, también sus 3 ermitas: una dedicada al Niño Jesús, otra a San Roque y la última al Santísimo Cristo donde se encuentra el cementerio.

Las mejores fechas para visitar La Seca son el 24 de enero para la fiesta patronal, el último domingo de mayo para la romería desde la iglesia hasta la Fuente de la Teja y el primer fin de semana de agosto para la Fiesta de novillos.

Foto Vía: elnortedecastilla.es


0 comentarios

Escribe un comentario