0

Bercero, uno de los imperdibles de Valladolid

Publicado por el .

En la Tierra del Vino, a 40 kilómetros de Valladolid encontramos este hermoso pueblo que se destaca por sus construcciones de piedra y hermosos paisajes.

Recorrer el pueblo de Bercero es observar casas de piedra de uno o dos pisos, destacando dos con escudos en la Plaza de la Constitución y otra en la calle del Castillo.

La ermita de San Roque fue trasladada a la Feria Internacional de Muestras de Valladolid en los años 60. Dentro del término municipal de Bercero se encuentra el despoblado de Arenillas donde según parece se localizaron a mediados del siglo XX algunas tégulas romanas, monedas y sepulturas. Su recogido casco urbano se instala a los pies del páramo de Gamardas y en la margen derecha del arroyo de los Molinos, tributario del río Hornija.

No se pierda la vista de algunas de las casas de piedra con escudos, una con puerta adintelada y cadenas en los ángulos, que lleva sobre ella un escudo del siglo XVIII cuartelado. En otra de principios del siglo XVII, veremos su fachada de piedra de sillería y dos cuerpos separados por una imposta plana, y en una tercera del siglo XVI, un arco de medio punto de gran dovelaje en la puerta.

Su construcción más importante es la Iglesia Parroquial de Nuestra Señora de la Asunción, de tres naves separadas por pilares que sostienen arcos de medio punto. La cabecera del templo es poligonal y se cubre con bóveda de crucería con combados. La nave central se cubre con bóveda de cañón con lunetos y las laterales con bóvedas de cañón transversales, todas ellas decoradas con yeserías del siglo XVIII.

De las dos portadas destaca la del lado de la Epístola y el segundo cuerpo de la torre. La construcción de la iglesia se dilató desde el siglo XVI en su primera fase constructiva, hasta finales del siglo XVIII.

El retablo mayor data del tercer cuarto del siglo XVII y sus tallas muestran una clara influencia de Gregorio Fernández, por lo que pudieron ser realizadas por alguno de sus discípulos tardíos. Consta de banco, un gran cuerpo de tres calles separadas por columnas de fuste estriado y un ático monumental.

En el banco se pueden ver relieves de bulto medio, en los que se representan a los Evangelistas, los Santos Padres y otros santos. En la gran hornacina central de forma rectangular, rodeada de un marco de piedras y gallones, se representa a la Asunción, flanqueada por San Pedro y Santa Lucía en el lado del Evangelio, y San Pablo y Santa Bárbara en el lado de la Epístola. El remate se resuelve con un Calvario colocado en una hornacina de medio punto, flanqueada por columnas sobre podium y dos santos sobre pedestales, todo el conjunto coronado por el Padre Eterno y la Paloma del Espíritu Santo.

Foto Vía: nortecastilla.es


Escribe un comentario